VitaHair

 

Microimplante capilar - Implante capilar pelo por pelo - Medio de cultivo - Caída de cabello - Calvicie - Microtransplante capilar

Implante Capilar pelo x pelo

Recuperación capilar - Microcirugía capilar - Microimplante capilar - Implante capilar pelo por pelo - Medio de cultivo

 

English Portuguese

 
Inicio
 
Aspectos nutricionales
 
Anatomía del folículo
 
Implante capilar
 
Post-operatorio
 
Testimonios
 
Preguntas frecuentes
 
Deportes y salud capilar
 
Costos
 
Contacto

 

 


 

 

 

Aspectos nutricionales
 

 

Aspecto alimentarios Tanto el pelo, como la piel y las uñas, se encuentra en constante renovación y su metabolismo y regeneración se relacionan en forma directa con el tipo de alimentación, del mismo modo que su belleza esencial. Además, las células del bulbo piloso presentan la característica de tener una velocidad reproductiva mayor que otras del organismo. Esa es la razón por la cual el crecimiento del cabello humano es rápido y además condicionado a los trastornos del metabolismo o del sistema endocrino. La existencia de cabello demasiado seco o graso, o lo que es peor, la caída de cabello suele ser el primer indicio de un problema interno del organismo. En consecuencia, al existir una relación directa entre los nutrientes de los alimentos y el metabolismo y éste con la forma de crecimiento del folículo piloso, podemos afirmar que el aspecto del cabello guarda directa relación con el tipo de alimentación de las personas.

Las deficiencias nutritivas terminan debilitando la estructura del folículo piloso, causando roturas y un regeneramiento lento, lo que deriva en cabellos que se alejan de su belleza natural. Estos trastornos con el pelo pueden ser corregidos con una dieta apropiada y equilibrada. Dentro de los micronutrientes, los más importantes son la vitamina A, vitamina B, la biotina, vitamina C, cobre, hierro, zinc y el cromo. Dentro de los macronutrientes, los más importantes son las proteínas. No tenemos que olvidarnos la importancia de la ingesta diaria del agua, (a veces se puede sufrir estados temporales de deshidratación durante el ejercicio intenso o la práctica de deportes), que está presente en todos los procesos metabólicos. Se debería ingerir de 6 a 8 vasos de agua o líquidos diariamente. Por lo tanto, cualquier déficit vitamínico, mineral o proteico puede ocasionar debilidad, fragilidad y caída de cabello. La falta de hierro que presentan las personas que sufren anemia o una deficiencia en hierro, incluso sin llegar a padecer anemia, puede ocasionar el deterioro del cabello, e incluso su caída.
 


Los macronutrienes y caída del cabello (las proteínas y grasas):


En cierto tipo de dietas hipocalóricas, se disminuye la proporción de proteínas por debajo de la necesidad diaria, lo cual puede condicionar que el cabello crezca débil, adquiriendo un aspecto más fino y delgado, opaco, lejos de su belleza inherente. De ello puede resultar un cabello quebradizo, que abre sus puntas y lo que es más importante, que su caída sea precoz. Para mantener un buen aporte de proteínas de alta calidad biológica, deben incorporarse a la dieta el porcentaje suficiente de huevos, productos lácteos y pescado. El aporte de las grasas en la alimentación, esta determinado por la presencia de las grasas de origen vegetal (frutos secos y aceite de oliva) que evitan tener el cabello seco y quebradizo. Otro tipo de grasa indispensable para el crecimiento del cabello es el ácido linoleico (presente en el aceite de girasol y de soja) que es esencial para el cabello crezca fuerte y con brillo. Muchas veces ocurre, que las personas que se alimentan con dietas que incorporan un porcentaje excesivo en grasas o hidratos de carbono pueden presentar eccema y prurito en el cuero cabelludo, que lleva al rascado y al posible debilitamiento de la raíz capilar.

 

 

Los micronutrienes y la caída del cabello: (La Biotina, el Acido Folico, El Cromo y el Zinc)


 
La asociación de biotina y ácido fólico es necesaria para el metabolismo de los tejidos que tienen células de multiplicación rápida, como es el caso de las de los tegumentos: el cabello, la piel y las uñas. Para las personas que siguen una dieta saludable, la deficiencia de biotina es rara. Además de absorberlo a través de las comidas, la biotina se genera por las bacterias saprófitas intestinales. La biotina se halla en los huevos, el hígado y los cereales. El ácido fólico además de participar en la multiplicación celular de las células epidérmicas y del bulbo piloso, actúa en formación de leucocitos y eritrocitos y en la síntesis de diversos neurotrasmisores.

 

Se encuentra en las verduras, el la naranja, la remolacha, el brócoli, el hígado y en algunos cereales. Muchos médicos dermatólogos son consultados por personas que sufren pérdida de cabello, que está relacionada por el tipo de alimentación que utilizan. Para ser una dieta adecuada y completa, tiene que existir equilibrio en los micronutrientes (vitaminas, minerales y electrolitos). Dentro de estos últimos son importantes el Zinc y el Cromo, ya que intervienen en varios procesos bioquímicos del organismo. La deficiencia de Zinc en la dieta, puede originarse en la elección de una dieta hipocalórica, a un déficit en absorción intestinal, a la ingesta excesiva de bebidas alcohólicas, o el consumo de ciertos medicamentos como los diuréticos. Cuando los niveles de Zinc en sangre, son inferiores a los normales, puede ser la causa que una persona tenga su cabello seco, quebradizo, precipitando su caída precoz. El déficit de Cromo en la dieta puede causar trastornos en el metabolismo de los glúcidos y las grasas, alterando los niveles de de glucosa y colesterol sanguíneos. Llama la atención que estas personas pueden sufrir una caída difusa y un aumento del nivel de azúcar en sangre, como los enfermos diabéticos.

 


Lo que se debe comer para evitar el debilitamiento de la belleza del cabello y su posterior caida


Existen cierto tipo de alimentos, que ingeridos adecuadamente, a la hora correcta y en cantidades y proporciones suficientes, pueden mejorar y aumentar el trofismo piloso, ocasionando un crecimiento vigoroso del cabello. Las faneras, piel y uñas, incluyendo el cuero cabelludo también mejorarían su aspecto con una dieta adecuada. Los vegetales, representados por las ensaladas y las frutas deberían constituir la tercera parte de los alimentos consumidos al menos cinco días a la semana. Para un equilibrio energético el organismo precisa de los carbohidratos. Estos se encuentran en forma abundante en verduras, frutas y cereales. En cuanto a las proteínas, puedes ingerirlas principalmente en la carne y también en huevos, en la leche, en las legumbres y en los cereales. Para un equilibrio energético en nuestro organismo nada mejor que los carbohidratos. Estos debes buscarlos en las frutas y en cereales integrales que son los mejores. Los productos lácteos que se ingieran, tienen que ser descremados y de baja calorías. Con respecto a la incorporación de carbohidratos de alto índice glucémico en la alimentación, hay que reducir papas, pastas y pan, ya que se transforman en glucosa y estimulan la producción de insulina. Con respecto a la las bebidas alcohólicas, se recomienda beber con moderación, ya que su exceso puede hacer descender los niveles de Zinc, acido fólico, vitamina C y B. Se debería limitar los pocillos de café diarios, ya que el exceso de la cafeína que se encuentra en el mismo puede reducir los niveles de vitaminas B y C como la concentración de ciertos minerales como el Zinc y el Potasio. No se aconseja que en la dieta se incorporen habitualmente comidas hipergrasas, frituras, chocolates y helados cremosos.

 

 

 

 

 

 

 

 

VitaHair - Implante capilar pelo por pelo - Calvicie Alopecia - Microtransplante capilar

Medio de cultivo - Cadena de frío - Perdida del pelo - Caída de pelo

 

D.H.W - Diseño Web